Hacinados en pequeñas casas, mujeres, hombres y niños de La Barca viven de la migración en bùsqueda de trabajo, especialmente hacia el norte del país, aunque también hacia Estados Unidos. El empleo de jornaleros deja apenas algunos recursos para vivir para regresar a la comunidad, sin servicios básicos.

El pueblo, construido en el año 2005 después de que un sismo derrumbara las precarias casas de adobe y madera. La Barca se encuentra en Cochoapa el Grande, el municipio de mayor pobreza a nivel nacional en los rincones de la Montaña en Guerrero. Según la ONU, el nivel de vida niveles de vida son comparables con los de África.

El tu’un savi, la lengua de la lluvia o mixteco, no solo comunica las palabras, sino su música y su vida en la que el individuo depende de ser parte de la comunidad y los precarios recursos naturales su fuente de vida.

Retratar la pobreza parece técnicamente sencillo, sin embargo, hablar de las circunstancias de la gente con respeto a su identidad y cultura es un reto permanente. Las imagenes fueron capturadas entre 2009 y 2010 (reedición: mayo de 2010).

Nuestra Mirada