La plataforma ‘Centenario’ construida en Corea para perforar en aguas ultraprofundas (hasta 2,134 metros), contratada por Pemex para operar en aguas profundas fue objetivo de activistas de Greenpeace, quienes escalaron por la base y colocaron mantas para exigir el uso de energías renovables y limpias, y la prohibición de la actividad de perforación petrolera en el mar. Un helicóptero de Marina llegó al lugar antes del retiro de los activistas, quienes ya habían recibido un baño de chorros de agua salada desde el techo. La instalación, ubicada en el Golfo de México a varios kilómetros de las costas veracruzanas tiene concesión desde julio de 2010 hasta julio del 2015 y cuesta diariamente 495 mil dólares su renta.

La galería completa de imagenes puede verse en el sitio oficial de Greenpeace y tuvo una importante repercusión en medios de comunicación.