Al oriente de la Ciudad de México, campesinos opositores a las obras de la Línea 12 del metro afirman que en los subsuelos se encuentran los mantos acuíferos más importantes para el Valle de México así como vastas zonas arqueológicas sin explorar, donde se presume podría haber vestigios previos a la era mexica.
Desde el inicio de las obras, los pueblos originarios de Tláhuac, algunos hablantes de náhuatl, se apartaron entre los temores colectivos de perder sus raíces y la euforia por las promesas de modernidad. La delegación, dividida en 7 pueblos, es uno de los mayores proveedores de agua y alimentos agrícolas a la ciudad, como maíz, frijol, nopal y hortalizas.
Los principales pueblos afectados son Santiago Zapotitlán, San Francisco Tlaltenco, Santa Catarina Yecahuizotl y San Pedro Tláhuac.

Imagen ganadora del primer lugar en el concurso Miradas Revolucionarias, de la UACM

El reportaje completo se encuentra por aquí.