Ojos bathaa

No lográbamos entendernos en palabra hablada, pero nos comunicamos por medio de imágenes. Ésta es la mirada de niños me’phaa de la variante lingûística bátháá en la comunidad de Juanacatlán, Metlatónoc, mientras trabajaba la historia “La tierra estéril“.

Aquí, la vista espontánea y despreocupada de los niños quienes no veían una cámara (una Sony Alpha en ese entonces) sino un juguete. Desde ellos y no desde mi punto de vista. No nos entendimos ni una palabra, pero la cámara ayudó a construir un curioso puente comunicativo, poderoso me atrevería a decir. Sobre todo porque, llegando como un citadino extraño de repente en una comunidad, lo difícil de comenzar a tomar imágenes es crear el lazo de diálogo y confianza previo.

Metlatónoc, Guerrero, 2010