El bosque significa más que árboles para las personas que viven en estos territorios. Es fuente de alimento, trabajo, medicamento, agua, aire limpio y protección. Los dueños de los territorios forestales son los principales procuradores de su conservación en buen estado, junto con toda la diversidad biológica que albergan.

Basta salir una hora en carretera de la Ciudad de México para encontrar un bosque bien manejado, pero amenazado. En el municipio de Amanalco, en el Estado de México, las comunidades y ejidos realizan importantes labores de manejo y aprovechamiento de este importante bosque: realizan reforestaciones, brechas cortafuegos, podas, aclareos, bordos de retención de suelo y humedad.

-> Fotografías para el Consejo Civil Mexicano de Silvicultura Sostenible (CCMSS). Texto de Gerardo Suárez

CHALCO 34-vuotias kolmen tyttären äiti Marisol Vasquez Ramos herää joka aamu viideltä kotonaan San Juan Tezompan kylässä, Chalcon kunnassa Meksikossa ja matkustaa kolme tuntia metrolla ja bussilla pääkaupunkiin Méxicoon.

Siellä hän pesee keskiluokan likapyykkejä kahdeksan tuntia. Työpäivän jälkeen hän matkustaa taas kolmen tuntia takaisin San Juan Tezompaan, jossa odottavat omat kotityöt.

Yksinhuoltajaäiti on kyllästynyt Meksikon valtapuolueisiin, joiden mukaan köyhien tulisi ryhdistäytyä ja paiskia kovemmin töitä.

Ensi sunnuntain yleisvaaleissa Vázques Ramos aikoo äänestää presidentiksi vasemmistolaisen Morena-puolueen presidenttiehdokasta Andrés Manuel López Obradoria. Hän johtaa mielipidemittauksia tällä hetkellä ylivoimaisesti. (siirryt toiseen palveluun)

Chalcon kunnassa riittää ongelmia, ja niihin Vásquez Ramos toivoo Morenalta vastauksia.

– Vesijohdoistamme tulee vettä vain parina tuntina lauantaisin. Silloin on täytettävä tynnyrit vedellä koko viikon tarpeisiin, Vásquez Ramos kertoo.

– Viemäröintiä ei ole, terveyskeskuksessa ei ole koskaan lääkäriä, koulut ovat huonotasoisia eikä koulujen vessoissa ole vettä.

-> Publicación en Yle.Fi (Finlandia), 27 de junio de 2018 | Texto: Anna Reeta Korhonen

Mucho se ha dicho en los últimos meses de los llamados dreamers (soñadores) mexicanos que vinieron a Estados Unidos de niños, hijos de padres indocumentados, y ahora hacen frente a la amenaza de ser deportados a un país que desconocen. Pero poco se habla de un grupo de deportados que podrían llamarse quizás nightmarers ( pesadilleros). Individuos como Miguel Hernández, Alex Murillo o Enrique Salas, que han sido deportados de California a Tijuana pese a haberse identificado tan estrechamente con la bandera de las barras y estrellas como para ir a jugarse la vida a Vietnam, Irak o Afganistán.

“Nosotros estamos trabajando con decenas de veteranos en Tijuana que han sido deportados por delitos que, en casi todos los casos, están relacionados con los trastornos que sufrieron en combate”, dice Roberto Vidar, que gestiona la oficina de un grupo de apoyo a veteranos de guerra deportados en la ciudad fronteriza de Tijuana en Baja California (México).

-> Publicado en La Vanguardia, 11 de marzo de 2018. Texto de Andy Robinson

TIJUANA, México.- Luz María Hernández mira inexpresivamente a través del patio sombreado, con un teléfono celular en una mano y un pañuelo empapado en la otra. Hace menos de 48 horas, Hernández, de 45 años, fue deportada a Tijuana después de 25 años como migrante indocumentada en el sur de California. Sus cinco hijos, de entre 3 y 23 años de edad, nacieron en California y ahora tienen que vivir sin su madre.

Minutos antes de ser escoltada a la frontera, los agentes de inmigración le informaron que se le prohibía ingresar a Estados Unidos durante 10 años.

Sentada tensa en una silla de patio dentro de un refugio para inmigrantes a solo un par de millas de la frontera, Hernández está aturdida, llorosa y le atormenta qué hacer a continuación.

 

Deported people´s life at Mexico border
Luz María Hernández (Prometeo Lucero)
 

-> Publicado en Univisión, 16 de diciembre de 2017 | Texto: Nina Lakhani | Esta historia, publicada originalmente en The Guardian en inglés, forma parte de un proyecto del diario anglosajón en que invitó a cuatro dreamers como editores durante tres días.

Reencuentro después de 16 años de búsqueda

El canal de videos AJ+ retoma el video originalmente publicado en el sitio web del Movimiento Migrante Mesoamericano sobre el reencuentro de Clementina Murcia Hernández y su hijo Jorge Orlando Funes Murcia en el albergue para migrantes FM4, de Guadalajara, Jalisco.

Con video de Consuelo Pagaza, Rubén Figueroa y Prometeo Lucero

Hace 20 años, San Andrés Coru era un pueblo donde no había ni una casa de cemento o ladrillo de las 327 que señalaba el censo. Todas eran hechas de madera, a veces hasta de palos que la gente se encontraba. La más lujosa podía tener lámina de cartón o tablas nuevas. De los caminos, el mejor estaba empedrado… a medias. Eso fue antes de que todo el mundo quisiera comer aguacates.

San Andrés Corú, Michoacán
San Andrés Corú creció de ser un paso de aristeos apenas comunicado por la vía ferroviaria a un pueblo cuya economía se basa principalmente en el aguacate, Michoacán. (FOTO: Prometeo Lucero / EXPANSION )

“Yo recuerdo que, de niño, debía caminar hasta un kilómetro para ir por unas Sabritas”, dice Adolfo Reyes Solorio, un aguacatero de tercera generación de apenas 29 años.

San Andrés Coru es uno de los mejores ejemplos de la derrama económica que deja el fruto apodado ‘oro verde’. De sus 2,223 habitantes, 500 son productores.

No hay opulencia, de hecho, para quienes vienen de fuera el impacto puede ser imperceptible si no saben de la pobreza que existía antes.

Pero hoy, de las 587 casas de San Andrés Coru no queda ninguna de madera. La electricidad, el agua potable y el drenaje llega a casi toda la población. Hay una plaza nueva, la mayoría de las calles están pavimentadas, y abundan los talleres mecánicos, no sólo para dar servicio a los camiones de carga que transportan la fruta, sino porque todas las familias tienen vehículo propio.

Aunque el desarrollo no está completo, San Andrés Coru ha sabido aprovechar la ventaja de pertenecer a Michoacán, al ser parte de uno de sus municipios: Ziracuaretiro.

-> Texto: David Santa Cruz | Publicado en expansion.mx el 12 de diciembre de 2017 y originalmente en la versión impresa del 1 de septiembre de 2017.

Luz María Hernández gazes blankly across the shaded courtyard, clutching a cellphone in one hand and a sodden handkerchief in the other. Less than 48 hours ago, Hernández, 45, was deported to Tijuana after 25 years as an undocumented migrant in southern California. Her five children, aged three to 23, were born in California, and they now have to live without their mother.

Minutes before being escorted to the border, US immigration agents informed her that she was banned from entering the US for 10 years.

Deported people´s life at Mexico border
Prototypes of the wall are seen on the US side of the border. In the Mexican side of Otay, the carcass of a burned vehicle lays where drug-violence has led more than a thousand dead people just in 2017. Photograph: Prometeo Lucero for the Guardian

-> Published in The Guardian | By Nina Lakhani in Tijuana, Baja California / photos: Prometeo Lucero

This piece was co-commissioned by Itzel Guille and Guardian editors for We’re Here To Stay. A series edited by Dreamers — young immigrants who arrived in the US as children, and who are now in danger of losing their right to stay here legall

La vida cotidiana en la Ciudad de México no volvió a ser igual tras el sismo del 19 de septiembre 2017 / The daily life after the September 19th 2017 earthquake in Mexico City, was not the same again.


MÉXICO – Olemme kertoneet lapsille tarinaa lohikäärmeestä, joka kävelee maan pinnalla niin, että tärisee, kertoo lastentarhanopettaja Montserrat Torres Carillo.

Tarkoitus on käsitellä Meksikossa syyskuussa sattunutta maanjäristystä tavalla, jota lapset eivät pelästy.

Kun maanjäristys alkoi, Torres Carillon oli pakko toimia nopeasti. Hän nappasi syliinsä niin monta pientä kuin kerralla pystyi ja käveli ulos. Pihalla on paikka, jonka kaupungin väestönsuojelu on määritellyt koulun turvallisimmaksi.

Siihen paikkaan Montserrat Torres Carillo suuntasi lasten kanssa 19. syyskuuta, jolloin maa järisi Meksikossa pahiten yli kolmeenkymmeneen vuoteen.

-> Publicación en Yle.Fi (Finlandia), 11 de octubre de 2017 | Texto: Anna Reeta Korhonen