Protestan por asesinatos de ‘trans’ en CDMX
Protestan por asesinatos de ‘trans’ en CDMX

Activistas transgénero bloquearon este jueves la avenida Insurgentes Norte y Puente de Alvarado, en protesta por los asesinatos de trabajadoras sexuales trans, en distintos eventos ocurridos las últimas semanas. Tras ser encapsulados por granaderos de la CDMX, marcharon hacia la secretaria de Gobernación para exigir justicia, especialmente contra el homicida de “Paola”, quien fuera liberado por autoridades capitalinas. Una comisión fue recibida en la Segob.

-> Fotogalería en Aristegui Noticias

#NiUnaMenos
#NiUnaMenos

Activistas feministas y familiares de víctimas de feminicidio protestaron este miércoles en el Ángel de la Independencia contra el asesinato de mujeres. En redes sociales, utilizan el hashtag #NiUnaMenos, que ha unido a México con una serie de manifestaciones en varios países de América Latina, como Argentina, El Salvador, Honduras, entre otros.

– > Fotogalería en Aristegui Noticias

Deported minors in Honduras
Suyapa Morales, 13, whose real identity remains hidden by petition, speaks during an interview in Comayagua. (Prometeo Lucero)

As wars between rival gangs continue to wreak havoc on Central America, more child and teen migrants are heading to the U.S. without their parents. According to a study released in 2014 by the United Nations High Commissioner for Refugees, 58 percent of Central American child migrants who arrived after October 2011 fled because of violence. With the growing number of migrants, the Obama administration is ramping up deportation efforts but the migrants face a life or death choice upon returning home: join a gang or die.

Some teens have stopped going out at night to avoid gangs; others refuse to walk in the streets, even with the presence of military police.

“These kids are fleeing countries of enormous violence,” says Eliza Klein, a former immigration judge in Chicago who quit her job in part because she no longer wanted to send child migrants back to Central America. “They are sometimes not safe sitting inside their own homes.”

More than 40,000 child migrants arrived in the U.S. from last October through June 2016, according to Customs and Border Protection.

Reporter Laura Castellanos and photographer Prometeo Lucero traveled to San Pedro Sula in Honduras for Newsweek Espanol to report on the plight of children and teens deported from the United States and facing gang violence back home. Their story in Spanish can be found here: De Regreso a la Casa del Diablo.

The project was a collaboration between Newsweek and the Investigative Reporting Program at the Graduate School of Journalism of the University of California, Berkeley. Steve Fisher’s story for Newsweek can be found here: Join a Gang or Die.

 

-> Newsweek: Photos: Deported migrants face fear and gang violence in Honduras 

Related: 

Huimanguillo

Salvador Frausto, giornalista

Lourdes Méndez è una madre single. Mangia due volte al giorno. Tortilla e sale la mattina, tortilla e sale la sera. A volte un piatto di fagioli, qualche peperoncino e delle erbe selvatiche. La fame le provoca dei crampi allo stomaco. Quando le capita, beve acqua calda: è la sua unica medicina. Non ha mai visto la tv, non ha mai ascoltato la radio o tenuto tra le mani un cellulare. Non ha mai neanche assaggiato il caffè. Non è mai uscita da San Simón Zahuatlán, un piccolo villaggio del comune più povero dello stato di Oaxaca. Nella sua comunità, otto abitanti su dieci sopravvivono con meno di un dollaro al giorno.

Internazionale | Dodici messicani che vivono con un dollaro al giorno

NW Español 20160718
NW Español 20160718

En los últimos años la oleada de emigrantes que se origina en Centroamérica ha crecido de manera alarmante, pero ya no son solo motivos económicos los que la impulsan: cientos de menores de edad emprenden el viaje hacia Estados Unidos en busca de asilo para evitar ser reclutados o asesinados por las maras. Pero pocas o nulas veces consiguen su propósito, y al ser deportados por el gobierno de ese país, deben enfrentarse al deseo de venganza de las pandillas. Este medio viajó a la ciudad de San Pedro Sula, en Honduras, para conocer de cerca el destino de estos chicos.

-> De regreso a la casa del diablo. Por Laura Castellanos / Fotos: Prometeo Lucero para Newsweek en Español

SAN PEDRO SULA, HONDURAS.—Juan Martínez (su nombre verdadero se omite por seguridad) se alista para salir de su casa la tarde del domingo. Vive en uno de los barrios más violentos de la ciudad, la segunda más peligrosa del planeta solo después de Caracas, Venezuela, en la que tienen lugar 111 homicidios por cada 100 000 habitantes, según el ranking de la organización mexicana Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal (CCPSJP). El adolescente, recién deportado de Estados Unidos, luce tenso. Lo acosan las pandillas de las que antes huyó. Es 17 de abril y Martínez asistirá al culto multitudinario del aniversario de El Ministerio de la Cosecha, el templo evangelista más grande del país. De regreso al infierno, busca un milagro para seguir vivo.

 

Este reportaje es una colaboración entre Newsweek en Español y el Programa de Periodismo de Investigación de la Universidad de California, Berkeley.

El Salvador is contending with an epidemic of gang violence. The small but densely populated Central American nation registered more homicides in 2015 than in any year during its protracted civil war, and young people are particularly vulnerable. Violent crime perpetrated by the “maras”, as the gangs are known, has claimed the lives of 7,500 young Salvadorans since mid-2014.

Tens of thousands of Salvadorans, among them large numbers of unaccompanied minors, feel they have no choice but to flee the country. Most try to reach the United States and apply for asylum, but many only get as far as Mexico, where they are intercepted by authorities. In the first five months of 2016, nearly 20,000 Salvadorans were deported from Mexico, back to the violence they were trying to escape.

This audio slideshow by Salvadoran photographer Juan Carlos features the voices of young returnees talking about why they tried to flee.

See more of Juan Carlos work via juancarlosphotos.com

Photo/Video: Juan Carlos; Editing: Juan Carlos & Prometeo Lucero; Multimedia Producer: Prometeo Lucero for IRIN News

Chilapa, Guerrero
Chilapa, Guerrero

Son el rostro más crudo del abandono del Estado: mujeres indígenas y pobres, que buscan los restos de sus esposos, hermanos e hijos, con ramas y bolsas para el pan. Y los huesos salen de una tierra donde la impunidad rebasa cualquier límite. Porque en Chilapa nada detiene el espanto: ni los federales, ni el Ejército, ni la ONU. El desafío criminal es tan grande, que hasta las fosas ya descubiertas se vuelven a usar

CHILAPA DE ALVAREZ, GUERRERO.- “¡No chingues, vaca!”, gritó Bernardo Carreto cuando reconoció al hombre armado que estaba apostado en el camino de terracería. El tirador atinó el disparo en la cabeza de Carreto, quien perdió el control de su camioneta y terminó por volcarse en un desnivel. El cadáver del hombre regordete, moreno, casi lampiño, de mirada bizca, quedó sangrante en la pequeña milpa de maíz junto al camino.

José Díaz Navarro, líder del grupo de búsqueda de desaparecidos en Chilapa, narra esta historia en el mismo lugar donde ocurrió el asesinato hace apenas cinco meses, en diciembre de 2015. Una veintena de mujeres indígenas escucha atenta el relato, antes de depositar un ramo de gerberas blancas en el cenotafio de Bernardo Carreto.

-> Pie de Página: La cara miserable de la muerte.

Texto: José Ignacio De Alba. Fotos: Arturo De Dios Palma. Video: Prometeo Lucero.

12MasPobres_portada La revista Gatopardo retoma la historia de Jesús Manuel Díaz es el primer hijo de publicada en “Los 12 mexicanos más pobres: el ‘lado b’ de la lista de millonarios“, escrita por Alejandra Sánchez Inzunza y José Luis Pardo.


Los niños corren a toda prisa por el patio del kínder, mientras Jesús Manuel Díaz permanece quieto en una esquina. Se muerde las uñas y mira al resto de sus compañeros con reserva. Su cuerpecito delgado se oculta dentro de un uniforme dos tallas más grande, que la escuela le ha prestado para que pueda asistir a las clases. Los zapatos que lleva, igualmente grandes, tampoco son suyos. Los demás alumnos gritan y juegan como si fuera el último día para hacerlo hasta que la maestra les ordena que se formen. Todos obedecen, pero Jesús Manuel se cae un par de veces al correr para llegar a la fila. Guadalupe Cadena, la directora de preescolar de la Escuela César Augusto Herrera Romero, lo señala y dice: “Es por desnutrición. Siempre se está cayendo”. Los niños se forman por estaturas y Jesús Manuel se pone hasta delante en la fila de la derecha. El grupo grita “buenos días” al unísono y después canta el himno nacional. Jesús Manuel mira con sus grandes ojos hacia otro lado, sólo tararea unas estrofas en voz baja y pierde el compás, pero nadie le dice nada. Sus compañeros apenas lo miran. De repente se queda callado. A sus tres años, Jesús Manuel habla muy poco y tiene problemas para vocalizar. Le cuesta ir al baño solo. Se pelea a veces con los otros alumnos. Aprende lento. Su maestra insiste en que no come bien.


La revista Magis, de la Universidad Jesuíta de Guadalajara retoma, para la historia escrita por Étienne Von Bertrab, algunas de las imagenes de la lucha contra los proyectos eólicos en el Istmo de Oaxaca. Una galería fotográfica había sido con anterioridad publicada en el reportaje Quijotes contra empresas eólicas, realizado con María Verza.

Como el agua y la energía proveniente del Sol, el viento es un bien inherentemente común. Sin embargo, así como en México el agua sufre un proceso de mercantilización, el Estado hace ahora lo propio con el viento. Regiones antes ignoradas por sus gobiernos y por los grandes capitales —pero donde el viento es generoso— experimentan una carrera por acaparar el recurso. Es el caso de lo que ocurre en el Istmo de Tehuantepec, una de las regiones con mayor potencial eólico en el mundo.


-> Magis | Energía eólica: la lucha por el viento en México