Huyen de Guatemala, El Salvador y Honduras al ser perseguidos por su condición sexual. A diferencia del resto de los migrantes, en su recorrido son víctimas de mayor persecución y acoso.  Su “sueño americano”, es sólo un lugar donde puedan vivir.

Investigación: María Cidón Kiernan, Priscila Hernández Flores, Prometeo Lucero
Reporteo, fotografía y video: María Cidón Kiernan (El Salvador / Washington D.C); Priscila Hernández Flores (Tenosique); Prometeo Lucero (Ciudad de México / Tijuana)

Publicado simultáneamente en Animal Político (1 | 2 | 3 | 4 | 5), W Radio (producción radiofónica) y Revista Factum.

Especial completo: Sin refugio para las trans

 

Sin refugio para las trans

 

Este reportaje fue realizado en el marco de la Iniciativa para el Periodismo de Investigación en las Américas, del International Center For Journalists (ICFJ), en alianza con CONNECTAS.

 

Guadalupe JimŽnez, madre de Jose Daniel Mendoza Jimenez, entrega una moneda a un hombre que cocina a las orillas del rio Suchiate. (Prometeo Lucero)

A partir de 1849 llegaron los primeros mexicanos a trabajar en territorio estadounidense, quienes terminaron de construir el ferrocarril que une a los pueblos del este y oeste de Estados Unidos. Donald Trump firmó ordenes ejecutivas para la creación de un muro y de nuevas medidas de seguridad contra los inmigrantes. ¿Cuáles son las consecuencias de esto para México y Centroamérica?

En este programa,conducido por Alberto Nájar, de la Red de Periodistas de a Pie, recibe a los periodistas Arturo Cano y Prometeo Lucero, para platicar sobre la diáspora americana, tras la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos.

Periodistas de a Pie es un espacio informativo semanal conducido por reconocidas periodistas, que analizan la realidad nacional desde la trinchera de un periodismo crítico y con compromiso social.

-> Descargar audio

-> Periodistas de a Pie – Diáspora americana, las rutas hacia el norte – 26/01/2017. Periodistas de a Pie en Rompeviento TV

NW Español 20160718
NW Español 20160718

En los últimos años la oleada de emigrantes que se origina en Centroamérica ha crecido de manera alarmante, pero ya no son solo motivos económicos los que la impulsan: cientos de menores de edad emprenden el viaje hacia Estados Unidos en busca de asilo para evitar ser reclutados o asesinados por las maras. Pero pocas o nulas veces consiguen su propósito, y al ser deportados por el gobierno de ese país, deben enfrentarse al deseo de venganza de las pandillas. Este medio viajó a la ciudad de San Pedro Sula, en Honduras, para conocer de cerca el destino de estos chicos.

-> De regreso a la casa del diablo. Por Laura Castellanos / Fotos: Prometeo Lucero para Newsweek en Español

SAN PEDRO SULA, HONDURAS.—Juan Martínez (su nombre verdadero se omite por seguridad) se alista para salir de su casa la tarde del domingo. Vive en uno de los barrios más violentos de la ciudad, la segunda más peligrosa del planeta solo después de Caracas, Venezuela, en la que tienen lugar 111 homicidios por cada 100 000 habitantes, según el ranking de la organización mexicana Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal (CCPSJP). El adolescente, recién deportado de Estados Unidos, luce tenso. Lo acosan las pandillas de las que antes huyó. Es 17 de abril y Martínez asistirá al culto multitudinario del aniversario de El Ministerio de la Cosecha, el templo evangelista más grande del país. De regreso al infierno, busca un milagro para seguir vivo.

 

Este reportaje es una colaboración entre Newsweek en Español y el Programa de Periodismo de Investigación de la Universidad de California, Berkeley.

El Salvador is contending with an epidemic of gang violence. The small but densely populated Central American nation registered more homicides in 2015 than in any year during its protracted civil war, and young people are particularly vulnerable. Violent crime perpetrated by the “maras”, as the gangs are known, has claimed the lives of 7,500 young Salvadorans since mid-2014.

Tens of thousands of Salvadorans, among them large numbers of unaccompanied minors, feel they have no choice but to flee the country. Most try to reach the United States and apply for asylum, but many only get as far as Mexico, where they are intercepted by authorities. In the first five months of 2016, nearly 20,000 Salvadorans were deported from Mexico, back to the violence they were trying to escape.

This audio slideshow by Salvadoran photographer Juan Carlos features the voices of young returnees talking about why they tried to flee.

See more of Juan Carlos work via juancarlosphotos.com

Photo/Video: Juan Carlos; Editing: Juan Carlos & Prometeo Lucero; Multimedia Producer: Prometeo Lucero for IRIN News

Aportación para Syllabus, documento que recopila los aprendizajes del proyecto Trainer of Trainers, con Articulo19 y World Press Photo, de 2012 a 2015.

Esta fue una propuesta añadida al temario regular desde 2013.

Continue reading

En colaboración con Numero F, portal que promueve el fotoperiodismo y difunde historias de la frontera norte mexicana, escribí este texto al finalizar la cobertura sobre la Caravana de Madres Centroamericanas.


Eres un turista mexicano y viajas en un autobús de pasajeros desde Tapachula, Chiapas. El autobús ha sido obligado a pasar por la aduana de Huixtla, donde te piden tus documentos y pasar tus pertenencias por un detector de rayos X, tipo aeropuerto. Tienes que presionar un botón. Si marca luz verde, pasas. Si sale roja, agentes migratorios te realizarán un cateo.

Un agente migratorio mira tu credencial de elector y te pregunta: nombre, dirección, código postal, fecha de nacimiento, y cuántas veces has ido a votar. Corrobora lo último con el sello marcado en la credencial.

Has salido de la aduana y abordas el autobús. El cuerpo se amodorra, te quedas dormido, una luz directa a los ojos te saca del sueño. “Documentos por favor”. Estás frente un retén militar. Un soldado te pregunta nombre, dirección, cuántas veces has ido a votar.

Se van los soldados. Vuelves a dormir y una hora más adelante un agente del Instituto Nacional de Migración, cual Border Patrol, te patea el pie para despertarte. “Sus documentos”, te dice sin identificarse. Otra vez, nombre, edad, cuántas veces has votado, de dónde vienes, a dónde vas. Lámpara a los ojos y no respondas mal.

-> ver En la ruta migratoria: “Documentos, por favor” en NumeroF.

El programa Tejemaneje en el canal Terra TV, dedica el capítulo La Bestia’, el tren de los sueños y el horror a la narración de la ruta que siguen los migrantes centroamericanos a través de México con el testimonio del fotógrafo Javier García, autor del documental La Patrona, entrevistado por Fernando del Collado y Mario Gutiérrez Vega.

Material gráfico: Javier García, Prometeo Lucero, Fabio Cuttica, Jorge Serratos Reyes
Duración: 33’14”

Immigrants from Central America bow their heads in prayer at a shelter outside Mexico City. Many of them are on their way to the United States. (Photo: Prometeo Lucero / CNN.com)

Tultitlan, Mexico (CNN) — Neighbors on this tiny, sun-soaked street know each other’s names. They pray together at a church with stained-glass windows that they can see from their front steps.
But for years, they say, immigrants have been pushing their community apart.
Residents here say they stopped feeling safe when strangers started lingering on street corners and leering at locals. They created neighborhood watch patrols to keep crime in check.
“It’s not that we’re against immigrants,” Osvaldo Espinosa says. “We just want them to get rid of that house.”

Complete story and photo gallery on CNN.com website.

¡Corre de ida, corre de vuelta, corre!

Al oir el grito de La Bestia, a la 1 de la mañana, despertaron y corrieron colina abajo del albergue “La 72” hacia las vías (la Bestia no avisa cuándo arranca, sólo arranca, así que es mejor apurarse). Momentos después, y con igual ímpetu, aunque ahora asustados, regresaron en sentido contrario, colina arriba, hacia el albergue.

“¡Vivo, Adán!” gritó un migrante a su compañero mientras huían, agazapados entre los matorrales para reagruparse. Unos corrieron por la gasolinera y otros brincaron los arbustos del camellón. Una vez juntos, quedaron viendo hacia las vías, en espera de los que quedaron atrás. Apenas subían el tren, en la estación de Tenosique, vieron llegar entre las sombras a un grupo de hombres con armas largas. Nadie quiso quedarse a verificar quienes eran.

Una patrulla de policias estatales enciende la torreta y baja en dirección al tren. En vez de acercarse, opta por da media vuelta y se aleja del lugar.

Continue reading