El asesinato en Ciudad Nezahualcóyotl el pasado 3 de julio de una mujer de aproximadamente 50 años de edad con signos de tortura y violencia sexual, junto con un joven que se presume es su hijo, eleva a 131 el número de feminicidios ocurridos en el Estado de México en lo que va del año, según el registro diario del portal A Fondo Edomex.

La tarde del sábado 1 de julio, un centenar de activistas, mujeres y hombres, colocaron tres cruces rosas de unos 4 metros de altura frente al palacio municipal de Nezahualcóyotl, con las leyendas: “Verdad”, “Justicia” y “Reparación del daño”.

La iniciativa fue anunciada por Irinea Buendía, madre de Mariana, al cumplirse siete años del feminicidio de la abogada Mariana Lima Buendía, a manos de su esposo, Julio César Hernández Ballinas, entonces policía judicial estatal. Su caso fue el primer feminicidio que llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en marzo de 2015.

Protesta contra feminicidios en Neza
Protesta contra feminicidios en Cd. Nezahualcóyotl, Estado de México, 1 de julio de 2017 (Prometeo Lucero)

Continue reading

San Salvador Atenco
San Salvador Atenco

San Salvador Atenco, Estado de México. En lo alto del cerro Tepetzingo, donde se encuentran algunos antiguos grabados de origen prehispánico, el viento refresca el clima. Desde la altura, donde abundan nopales, flores y plantas silvestres, se divisan varios horizontes hacia donde se quiera mirar: la ciudad de México, Texcoco, Ecatepec, Coacalco, los cerros de Iztapalapa y con el ambiente limpio, hasta los edificios de Santa Fe. El sonido cotidiano del campo y el viento se corta a momentos por el paso de los aviones provenientes de las actuales terminales aéreas.

Martha Pérez Pineda, ejidataria e integrante del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT), recapitula las maniobras del gobierno en la etapa posterior a la excarcelación de los activistas presos desde mayo de 2006 hasta 2010.

Continue reading

Una autopista podría atravesar el Gran Bosque de Agua, en los límites del poniente del Distrito Federal con el Estado de México. Este bosque, uno de los últimos proveedores de agua y aire puro en la zona conurbada, será cortado por la autopista Toluca- Naucalpan, concesionada a la constructora Teya (filial de Grupo Higa) y promovida como “autopista verde”. El pasado 9 de julio, la presidencia de la República publicó un decreto de expropiación en el Diario Oficial de la Federación para abrir paso, “legalmente”, a las obras de construcción de la carretera.

En respuesta, el Frente de Pueblos Indígenas en Defensa de la Madre Tierra mantiene un campamento de resistencia en uno de los terrenos expropiados. El paso de maquinaria está bloqueado, temporalmente, por pequeñas barricadas de piedra y troncos. La herida en la tierra roja dejada por el paso previo de trascavos está cubierta en algunos puntos con cemento y una vena de agua que antes fue un pozo comunitario, se encharca. Los otomíes tienen prohibido ingresar en los terrenos, por lo que hay preocupación por posibles represalias.

El clima es frío por la altura aunque los niños parecen despreocupados y corren cubiertos con ropa delgada. Aun de mediodía, hay aguanieve bajo algunos magueyes. Algunos activistas limpian el campamento mientras otros reparan las fugas en la lona usada como techo y otros apoyan en la cocina o lavan trastes.

Continue reading

Mítin frente a Bellas Artes, 3 de mayo de 2012“A México lo veo como uno de los tantos países en conflicto, pero con una guerra completamente declarada contra el pueblo” dice Norma Jiménez. “Veo a la corrupción en todas las instituciones gubernamentales. Desde la propia educación, nos meten en la cabeza que no tenemos derechos y que las responsabilidades del Estado terminan siendo como favores”.

Norma es una de las 47 mujeres que fueron detenidas durante el operativo policiaco ocurrido el 3 y 4 de mayo de 2006 en San Salvador Atenco, Estado de México. Es una de las 26 que decidieron denunciar la tortura sexual infringida por elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP) y de la Agencia de Seguridad Estatal del Estado de México (ASE). Seis años después continúa su demanda de justicia.

Sanar el alma, seguir la lucha

Texto: Fernando Hernández. Historia publicada en el sitio web de la campaña “Defendamos la Esperanza”, Campaña Nacional en Favor de las Defensoras y Defensores de Derechos Humanos, lanzada el 1 de marzo de 2013


El reportaje gráfico “Un remanso en el camino“, publicado por la revista Obras se hace acreedor a una mención honorífica en la octava edición del certamen Rostros de la Discriminación “Gilberto Rincón Gallardo”. En la misma categoría de fotografía, el trabajo ganador es de Enrique Rashide Serrato Frías, por el reportaje “MA´BA WIBARA” (“Agotarse el agua”) y también recibe mención honorífica Christian Palma Montaño, por “Fuerza y voluntad”.

Este trabajo fue realizado en conjunto por Vanessa Job en el texto y Elizabeth Palacios y Anasella Acosta en la coordinación.

Actualización: El reportaje puede leerse en PDF en esta dirección

Nota completa por Revista Obras
Resultados del concurso

Immigrants from Central America bow their heads in prayer at a shelter outside Mexico City. Many of them are on their way to the United States. (Photo: Prometeo Lucero / CNN.com)

Tultitlan, Mexico (CNN) — Neighbors on this tiny, sun-soaked street know each other’s names. They pray together at a church with stained-glass windows that they can see from their front steps.
But for years, they say, immigrants have been pushing their community apart.
Residents here say they stopped feeling safe when strangers started lingering on street corners and leering at locals. They created neighborhood watch patrols to keep crime in check.
“It’s not that we’re against immigrants,” Osvaldo Espinosa says. “We just want them to get rid of that house.”

Complete story and photo gallery on CNN.com website.

El lunes 9 de julio fue cerrado el albergue “San Juan Diego Cuauhtlatoatzin” de Lechería, Estado de México, cuando las tensiones entre vecinos locales y los migrantes que llegaban a hacer una pausa en el camino rumbo a Estados Unidos culminaron en una gresca.

Mientras tanto, el mobiliario del refugio es subido a camiones y algunos migrantes dispersos deambulan por las calles “charoleando” o solicitando alimentos y algunos se concentran en las cercanías de Tultitlán, mientras son vigilados por empleados de seguridad ferroviaria para evitar que asciendan al tren, el cual alcanza velocidades de 90 kilómetros por hora tras su arranque.
Continue reading